En la costa del Golfo de México, cientos de trabajadores locales están sentando las bases del Centro Energético Port Arthur, un conjunto de proyectos en desarrollo de infraestructura energética que representa el futuro de la energía mundial. En conjunto, los proyectos que componen el Centro Energético Port Arthur están diseñados para satisfacer la creciente demanda de energía en todo el mundo, mejorar la seguridad energética de los aliados estadounidenses y fomentar la protección del medio ambiente, al tiempo que se generan nuevos empleos e impacta positivamente a las comunidades locales.

Se prevé que el proyecto Port Arthur LNG Fase 1, actualmente en construcción, suministre aproximadamente 13 millones de toneladas anuales (Mtpa) de gas natural licuado (GNL) a clientes de todo el mundo para ayudar a sustituir carbón y combustibles derivados del petróleo para generar electricidad y para usos industriales, así como para facilitar el acceso a una energía competitiva en mercados emergentes.

La expansión propuesta de Port Arthur LNG Fase 2 duplicará la capacidad de exportación del proyecto, hecho que desde ahora atrae el interés de los mercados mundiales, quienes buscan contar con el apoyo de Estados Unidos en sus esfuerzos por reducir las emisiones y mejorar la confiabilidad energética.

Un ejemplo de esto es el reciente anuncio de un acuerdo preliminar para la eventual firma de un contrato de compra-venta entre Sempra y Aramco para suministrar, desde la Fase 2 de Port Arthur LNG, 5 Mtpa de GNL por 20 años. El acuerdo incluye la participación de Aramco en el 25% del capital de dicha Fase 2. De concretarse, este acuerdo contribuiría a avanzar en los objetivos compartidos de Estados Unidos y Arabia Saudita sobre cooperación energética.

Para enfrentar el triple reto que representan la confiabilidad energética, la seguridad energética y la reducción de emisiones de carbono, es necesaria la colaboración entre regiones, países y sectores industriales. Sempra Infraestructura está bien posicionada para contribuir a ello a través del Centro Energético Port Arthur.

Comunidades locales, impactos globales

Desde 2015, cuando comenzó el desarrollo del proyecto Port Arthur LNG Fase 1, Sempra Infraestructura ha invertido más de $3 millones de dólares para apoyar a organizaciones sin fines de lucro, escuelas y otras organizaciones comunitarias en el condado de Jefferson, Texas. En abril de 2023, la empresa anunció un compromiso de $500,000 dólares para programas de capacitación y desarrollo de mano de obra local. Este compromiso fue igualado por Bechtel, el contratista EPC (Ingeniería, Procura y Construcción, por sus siglas en inglés) para la Fase 1 del proyecto, por un total de $1 millón de dólares.

Estos fondos se están utilizando para fortalecer a las asociaciones locales y capacitar mano de obra local, centrándose en la formación laboral y los esfuerzos de desarrollo de habilidades de residentes locales que permitan a Sempra Infraestructura atraer, retener, desarrollar e impulsar al mejor talento local a medida que el activo entre en operación.

Además del compromiso de la empresa por realizar inversiones positivas de carácter social, Sempra Infraestructura también está comprometida con aprovechar el talento y las capacidades de la comunidad de Port Arthur mediante la contratación de personal local en la medida de lo posible y la contratación de proveedores locales para apoyar el proyecto, lo que refuerza aún más la economía de Port Arthur. En poco más de un año de construcción, el proyecto ha contratado a más de 1,000 trabajadores, de los cuales más de 580 son de la zona de Port Arthur, en posiciones que desempeñan desde funciones de oficina hasta trabajo de campo, pasando por trabajadores de la construcción hasta puestos directivos. Además, el proyecto Port Arthur LNG Fase 1 cuenta con más de 100 vendedores y proveedores locales, que suministran bienes y servicios al proyecto, por un valor de más de 160 millones de dólares.

Se espera que la Fase 1 de Port Arthur LNG cuente con 6,000 empleos en el pico de su construcción y genere aproximadamente 200 empleos permanentes en la comunidad de Port Arthur. Se espera que el proyecto Port Arthur LNG Fase 2 tome este éxito y compromiso con la comunidad local como base, para así añadir otros 3,500 puestos de trabajo en la construcción y otros 60 empleos permanentes.

"Somos un orgulloso socio de la comunidad y estamos comprometidos con invertir tiempo, talento y recursos para ayudar a mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y colaboradores en Port Arthur y sus alrededores", dijo Justin Bird, director general de Sempra Infraestructura. "Nuestra activa participación en la comunidad de Port Arthur es fundamental para el éxito de nuestro proyecto Port Arthur LNG Fase 1 y el potencial proyecto Fase 2, y nos sentimos aún más comprometidos gracias a que ponemos en práctica nuestro valor de hacer lo correcto. También estamos comprometidos con dejar un impacto positivo en la comunidad a través de rigurosos programas de seguridad e iniciativas medioambientales, con el fin de mejorar la seguridad de nuestros colaboradores y de la comunidad local."

Estas oportunidades locales se combinan con impactos globales positivos que impulsan la seguridad energética, la confiabilidad energética y la transición hacia un futuro energético más limpio, desplazando a los combustibles más contaminantes utilizados en la generación de energía y con fines industriales, como el carbón y los combustibles derivados del petróleo.

La capacidad de la Fase 1 del proyecto Port Arthur LNG está totalmente contratada por aliados de Estados Unidos en Europa, todos ellos centrados en la seguridad energética en una era de creciente inestabilidad geopolítica. Se espera que la expansión propuesta de la Fase 2 contribuya a ampliar este alcance global y ofrezca opciones a los mercados emergentes.

Un enfoque integrado para la transición energética

El desarrollo de la Fase 2 del proyecto Port Arthur LNG sería parte esencial de la propuesta del Centro Energético Port Arthur, que también incluye una serie de proyectos en desarrollo relacionados que, en caso de llegar a la decisión final de inversión y entrar en operación, podrían ayudar a reducir la intensidad de carbono del GNL que la empresa exporta a clientes de todo el mundo. Este enfoque de desarrollo holístico está diseñado para posicionar a Port Arthur como un centro emblemático que aprovecha las capacidades integradas de las líneas de negocio de Sempra Infraestructura para permitir a la empresa seguir construyendo sistemas energéticos para el futuro.

Un gran número de proyectos y oportunidades podrían jugar un papel fundamental en la reducción de la intensidad de carbono de la cadena de valor del GNL. Entre ellos se encuentra también el proyecto de secuestro de carbono, Titan, propuesto por Sempra Infraestructura y su participación en el HyVelocity Gulf Coast Hydrogen Hub, que fue seleccionado como centro regional de hidrógeno por el Departamento de Energía de Estados Unidos con un financiamiento de hasta $1.2 mil millones de dólares para su desarrollo colectivo por una red de productores, consumidores e infraestructura de transporte de hidrógeno.

Contribuyendo con energía para un mundo mejor

Con generación renovable, infraestructura energética y proyectos de exportación de GNL tanto en la Costa del Golfo de México como en la Costa del Pacífico de Norteamérica, Sempra Infraestructura está bien posicionada para contribuir a satisfacer las dinámicas necesidades energéticas del mundo y mejorar la seguridad energética a nivel global. "Creemos que la energía es esencial para la vida moderna y por eso estamos invirtiendo en la infraestructura necesaria para avanzar en la confiabilidad y seguridad energética", dijo Bird. Junto con nuestros socios empresariales y de gobierno, seguiremos contribuyendo con energía para un mundo mejor".

###

Este artículo contiene declaraciones prospectivas que constituyen previsiones en el sentido de la Ley de Reforma de Litigios sobre Valores Privados (Private Securities Litigation Reform Act) de 1995. Las declaraciones prospectivas se basan en suposiciones con respecto al futuro, implican riesgos e incertidumbres y no constituyen garantías. Los resultados futuros pueden diferir materialmente de los expresados o implícitos en cualquier declaración prospectiva. Estas declaraciones prospectivas representan nuestras estimaciones e hipótesis únicamente en la fecha de este comunicado de prensa. No asumimos ninguna obligación de actualizar o revisar ninguna declaración prospectiva como resultado de nueva información, acontecimientos futuros u otros motivos.

En este artículo, las declaraciones prospectivas pueden identificarse por palabras como "cree", "espera", "pretende", "anticipa", "contempla", "planea", "estima", "proyecta", "prevé", "debería", "podría", "haría", "hará", "confía", "puede", "pueda", "potencial", "posible", "propuesto", "en proceso", "construir", "desarrollar", "oportunidad", "iniciativa", "objetivo", "perspectiva", "optimista", "preparado", "mantener", "continuar", "progresar", "avanzar", "meta", "objetivo", "comprometerse" o expresiones similares, o cuando hablamos de nuestra orientación, prioridades, estrategia, objetivos, visión, misión, oportunidades, proyecciones, intenciones o expectativas.

Los factores, entre otros, que podrían hacer que los resultados y acontecimientos reales difieran materialmente de los expresados o implícitos en cualquier declaración prospectiva incluyen: decisiones, investigaciones, averiguaciones, reglamentos, denegaciones o revocaciones de permisos, consentimientos, aprobaciones u otras autorizaciones, y otras acciones por parte de (i) el Departamento de Energía de EE.UU., la Comisión Reguladora de Energía, la Comisión Federal Reguladora de Energía de EE.UU. y otros organismos gubernamentales y reguladores y (ii) los Estados Unidos, México y sus estados, condados, ciudades y otras jurisdicciones, así como en otros países en los que desarrollamos nuestra actividad; el éxito de los esfuerzos de desarrollo empresarial, los proyectos de construcción y las adquisiciones y desinversiones, incluyendo los riesgos en (i) poder tomar una decisión final de inversión, (ii) completar los proyectos de construcción u otras transacciones en el plazo y presupuesto previstos, (iii) obtener los beneficios previstos de cualquiera de estos esfuerzos si se completan, y (iv) la obtención del consentimiento o aprobación de terceros; tendencias macroeconómicas u otros factores que pudieran cambiar los planes de nuestro gasto de capital y su potencial impacto en el crecimiento; litigios, arbitrajes, disputas sobre la propiedad y otros procedimientos, y cambios en las leyes y reglamentos, incluyendo los relacionados con la industria energética en México; las amenazas a la ciberseguridad, incluso por parte de agentes estatales y patrocinados por el Estado, de ataques de ransomware (ataques de software malintencionado o malicioso demandando rescate) a nuestros sistemas o a los sistemas de terceros con los que realizamos negocios, incluyendo la red energética u otras infraestructuras energéticas, todo lo cual se ha acentuado; la disponibilidad, usos, suficiencia y costo de recursos de capital así como nuestra capacidad para obtener préstamos en condiciones favorables y cumplir con nuestras obligaciones, incluso debido a (i) acciones de las agencias de calificación crediticia para rebajar nuestras calificaciones crediticias o ponerlas en perspectiva negativa o (ii) la inestabilidad de los mercados de capital, o (iii) el aumento de los tipos de interés y la inflación; el incumplimiento de contratos y compromisos por parte de gobiernos extranjeros, entidades estatales y nuestras contrapartes; el impacto en nuestra capacidad para repercutir costos más elevados a los clientes debido a la volatilidad de la inflación, los tipos de interés y los tipos de cambio de divisas y los precios de las materias primas; el impacto de las políticas, leyes, normas, reglamentos, divulgaciones y tendencias climáticas y de sostenibilidad, incluyendo las acciones para reducir o eliminar la dependencia del gas natural, el riesgo de no recuperación de activos varados y nuestra capacidad para incorporar nuevas tecnologías; las condiciones meteorológicas, las catástrofes naturales, las pandemias, los accidentes, las averías de equipos, las explosiones, el terrorismo, los cortes del sistema de información u otros sucesos que interrumpan nuestras operaciones, dañen nuestras instalaciones o sistemas, provoquen la liberación de materiales nocivos o incendios o nos sometan a responsabilidades por daños, multas y sanciones, algunas de las cuales pueden no ser recuperables a través de seguros o pueden afectar a nuestra capacidad para obtener niveles satisfactorios de seguros asequibles; la disponibilidad de gas natural, incluso interrupciones causadas por fallas en el sistema de gasoductos o limitaciones en la retirada de gas natural de las instalaciones de almacenamiento;; y otras incertidumbres, algunas de las cuales son difíciles de predecir y escapan a nuestro control.

Estos riesgos e incertidumbres se analizan con más detalle en los informes que Sempra ha presentado ante la Comisión del Mercado de Valores de Estados Unidos (SEC). Estos informes están disponibles gratuitamente a través del sistema EDGAR en el sitio web de la SEC, www.sec.gov, y en el sitio web de Sempra, www.sempra.com. Los inversionistas no deben confiar indebidamente en ninguna declaración prospectiva.

Sempra Infrastructure y Sempra Infrastructure Partners no son la misma compañía que San Diego Gas & Electric Company o Southern California Gas Company, y ninguna de Sempra Infrastructure, Sempra Infrastructure Partners ni ninguna de sus filiales está regulada por la Comisión de Servicios Públicos de California.